jueves, 24 de septiembre de 2009

Filiación

Ella le pide que le dé algo mientras el hombre con el cepillo se acerca. Antes de que llegue la cesta por su lado pone dos euros en su mano vieja. Por primera vez es la hija quien pone una moneda en la mano de la madre. Le devuelve así todas aquellas que divertida pedía cuando era una niña. Ese día fue hija más que nunca.

4 comentarios:

maktub dijo...

=D
un gesto bonito!

Anónimo dijo...

Te sigo leyendo. Me ha encantado esta entrada.
Esther

que se cae la abuela... dijo...

Pues a mi el otro día no me dieron la Paz...¿será por la gripe A? ;)

Libros Gratis dijo...

Jaja muy bonita entrada! Cuánto les debemos por nuestro pasado...

Saludos!