sábado, 28 de agosto de 2010

Los últimos sueños que yo te escribo

Las despedidas no son amargas sino saladas. Es el alma serena y sentada la que sabe desprenderse. Una no decide cuando dice adiós pero lo pronuncia. La última vez es la última parada. Hasta aquí hemos llegado. Pasajeros desalojen el vagón vacío.

Todos los hilos han sido cortados, hasta las elásticas telarañas de la imaginación. Apabulla el sentido común. Las alas ya no sirven para volar y ridiculizan el paso. En el cuadro no hay nubes, ni lluvia, ni un viento endemoniado. Incordia la calma de un paisaje trazado por la inocencia. En las despedidas hasta los cabellos de la cabeza están contados, ni una sola hoja cae del árbol. Lo que veneré se transforma en fantasía. Súbito. Adiós es una promesa que te hago.

4 comentarios:

AnaCó dijo...

Este me ha tocado...

maktub dijo...

me encanta tu blog y te leo siempre!
esta entrada me resulta especial!muy especial..me encanta!

Ana dijo...

Muchas gracias. La verdad es que para mí también es importante. Un saludo!

Anónimo dijo...

que es la vida??q nos depara?q nos encontramos?que nos enseña?? demasiadas preguntas y una sola vida para tener las respuestas.
Una sola vida..llena de muchos momentos, de vivencias,encuentros,amores,desamores,y despedidas.
Lo mas duro de esta vida es una despedida, un adios para siempre, xo como la vida misma es un ciclo y hay q saber acptarlo xa poder saber recibir con un HOLA!
mj