miércoles, 29 de diciembre de 2010

Universidad

Me equivoqué mucho. Todo el rato. Fracasé con temarios, personas y cálculos. Perdí entonces y sigo perdiendo cosas/personas de entonces. Erraba y tropecé, a diario. Me dormía, no me acostaba. Sentía de más, con gente pequé de menos. Llegué a pensar que aprobar era suficiente y la matrícula, todo. Fallé y aún hoy aprendo muchísimo.

1 comentario:

AnaCó dijo...

¡Oh!también ganaste muchas cosas, quizá de eso sigues aprendiendo, y de los errores también, claro.